Fernando Rodney disfruta su nuevo comienzo con los Padres

fernando-rodney-sd

San Diego no ha demorado en acoger la señal de la flecha de Fernando Rodney. El cerrador de los Padres incluso dice que algunos fans en su nueva ciudad lo han saludado con el gesto que se ha convertido en la insignia del dominicano.

Desde el 2012, Rodney, quien firmó con los Padres durante el invierno, acostumbra a disparar una flecha imaginaria al cielo como celebración cuando saca el último out de un partido. Como muchas otras cosas que el serpentinero hace en el clubhouse, en el bullpen y en el terreno, dicha tradición es simplemente una forma de compartir su alegría con la gente que lo rodea.

Rodney tiene 39 años de edad, pero nadie se divierte más que él a la hora de jugar béisbol.

“La clave es divertirte y disfrutarlo”, dijo el quisqueyano. “Si no tienes amor por el béisbol, no te vas a divertir y probablemente no vas a jugar por mucho tiempo. A veces ves [a algunos jugadores] comportarse [como si estuviesen diciendo] ‘No quiero hacer esto hoy, no quiero hacer aquello’. ¡No! Hay que divertirse. Te tiene que encantar. Tienes que sentirte como un niño con sus juguetes”.

Si existe un modelo de dicha mentalidad, es Rodney, quien aún participa en el béisbol invernal de la República Dominicana, en parte porque donde más le gusta estar es parado de un montículo. Rodney se crio jugando pelota todo el año y no ve motivo para dejar de hacerlo.

“A donde quiera que vayas en la República Dominicana, todo es béisbol, béisbol y béisbol”, observó Rodney. “De niño me encantaba y ahora mantengo esa sensación cuando juego”.

Rodney se encuentra en el cuarto lugar entre pitchers activos con 237 rescates de por vida. A pesar de su personalidad extrovertida, a la hora de trabajar, el quisqueyano es más reservado. Sus compañeros lo describen como discreto e intensamente enfocado cuando está entrenando.

Fuente: lasmayores.com